51 Casos Prácticos Laborales es una selección de casos publicados en Ayuda Laboral. En ellos se trata una amplia y variada casuística de situaciones, unas habituales y otras no tanto, que tienen lugar en el desarrollo de las relaciones laboral en la empresa.

Pulse aquí para descargar ahora.

La relación laboral entre periodista y medio de comunicaciónEn los medios de comunicación es muy habitual disponer de colaboradores externos freelance

Hay actividades profesionales en las que la línea entre la relación laboral y la relación mercantil puede ser muy delgada. Una de ellas es la relación entre los medios de comunicación y sus colaboradores externos, a los que por lo común se les va a considerar "freelance". En ocasiones, la línea entre ambas relaciones se vuelve extremadamente fina.

En los medios de comunicación es muy habitual disponer de colaboradores externos freelance, o lo que es lo mismo, autónomos dados de alta en RETA y facturando por el trabajo realizado que venden libremente a uno u otro medio. Estos profesionales suelen trabajar según sus gustos, intereses, temáticas que más les agraden, por la rentabilidad, etc., y suelen contar con su propia acreditación para el acceso a determinados actos o eventos.

Sin embargo, cuando se dan determinadas condiciones en el desarrollo de su actividad, pueden ser considerados como personal laboral de la empresa mediática, con un contrato de trabajo, incluso aunque éste, como tal, no se haya firmado en ningún momento.

Mediante distintas sentencias en diversos supuestos, los Tribunales han ido fijando los criterios para que un colaborador externo deje de ser un "colaborador" y sea considerado un empleado de la empresa de comunicación para la que presta sus servicios. Para ello, deben cumplirse las siguientes condiciones:

  • Voluntariedad: el reportero elabora de forma directa y personal las crónicas informativas que le encarga el medio de comunicación.

  • Retribución: suele ser por las crónicas emitidas o publicadas, al precio estipulado para cada una, en ocasiones garantizado un mínimo mensual. Esto se considera salario, en los términos del Estatuto de los Trabajadores.

  • Ajenidad: se da cuando el trabajador realiza sus piezas informativas por encargo del medio de comunicación, y estas pasan a ser propiedad del medio con la cesión de derechos por parte de su autor. El medio es el único que decide si la pieza se difunde, queda archivada o es reutilizada por otros profesionales del medio.

  • Exclusividad: el informador no desarrolla esta actividad para ningún otro medio de comunicación. Todas sus crónicas son para un solo medio.

  • Dependencia: cuando el informador queda sujeto a las instrucciones del medio sobre los temas a desarrollar, el enfoque editorial de las informaciones y las zonas geográficas que debe cubrir, es decir, carece de libertad informativa. Además, cuando tiene que identificarse lo hace como corresponsal de ese medio o incluso dispone acreditación del mismo.

  • Duración el tiempo: es decir, tiene que tratarse de una relación prolongada en el tiempo, no se puede pretender laboralidad cuando se realizan unas pocas colaboraciones esporádicas, aunque sean en un mismo año.

  • Puesta a disposición de medios materiales al informador: tales como teléfono, cámara de fotos, grabadora, ordenador, etc., a esta puesta a disposición no es esencia para determinar la laboralidad, si es un elemento más para determinar su existencia.

Estos son los criterios esenciales que van a ayudar a considerar la naturaleza laboral de la relación entre el colaborador externo y la empresa de comunicación. No obstante, como suele ocurrir en derecho, no son una regla estricta que se aplique de forma automática a cualquier informador, sino un mínimo exigible. En algunos casos concretos, se podrán emplear otros indicios para determinar la naturaleza de la relación entre el informador y el medio.

Todo ello según se indica, entre otras, en las sentencias del Tribunal Supremo de 19 de julio de 2002 – recurso 2891/2001, de 16 de diciembre 2008 – recurso 4301/2007, de 11 de mayo de 2009 – recurso 3704/2007 o de 11 de abril de 2023 – recurso 3617/2020. O también la sentencia del Tribunal Superior de Justicia de Madrid de 22 de marzo de 2019 – recurso 920/2018.



Sorry, this website uses features that your browser doesn’t support. Upgrade to a newer version of Firefox, Chrome, Safari, or Edge and you’ll be all set.

Web Analytics