En principio, para resolver los problemas que surjan entre las empresas y su personal de alta dirección, es aplicable la jurisdicción social. Si bien determinar la existencia de esta relación laboral y en consecuencia que sea competente el Orden Social, dependerá fundamentalmente de la casuística de cada caso.

Sorry, this website uses features that your browser doesn’t support. Upgrade to a newer version of Firefox, Chrome, Safari, or Edge and you’ll be all set.