En el principio el trabajor puede dar por extinguía la relación laboral con dos criterios:

  • Sin necesitar alegar causa alguna que lo justifique, tan solo por su voluntad para ello.
  • Cuando considere que existe causa justa para la extinción del contrato.

Dentro de estos últimos los motivos para ello son los siguientes:

  • Modificaciones sustanciales de las condiciones de trabajo.
  • Falta de pago o retraso continuado, en el abono de los salarios.
  • Cualquier otro incumplimiento grave por parte del empresario.
  • La sucesión o cambio importante en la titularidad de la empresa.

Sorry, this website uses features that your browser doesn’t support. Upgrade to a newer version of Firefox, Chrome, Safari, or Edge and you’ll be all set.