¿Qué es la buena fe contractual en el contrato de trabajo?

¿Qué es la buena fe contractual en el contrato de trabajo?La buena fe contractual, y la diligencia en el trabajo, es uno de los deberes laborales básicos del trabajador, detallado en el artículo 5.a Real Decreto Legislativo 2/2015, del Estatuto de los Trabajadores. Esta exigencia vuelve a aparecer como obligación recíproca entre el trabajador y la empresa, cuando en el artículo 20.2 se detalla la capacidad de dirección y control de la actividad laboral por parte de aquella. Viniendo también tipificada como motivo de despido disciplinario, en el artículo 54.2.d de la misma norma, para los supuestos en los que ésta se vea vulnerada por las conductas del trabajador en el desempeño de su actividad profesional.

El determinar cuando este principio de buena fe se puede considerar que está siendo vulnerado o por el contrario las actuaciones de la empresa y el trabajador se encuentran dentro de la normalidad con respecto al mismo, ha sido objeto de distintos pronunciamientos judiciales, hasta quedar definido en algunos de los más relevantes como sigue: "...disposición personal en orden a la realización del contenido propio de las prestaciones voluntariamente asumidas, por la probidad en su ejecución y por la efectiva voluntad de correspondencia a la confianza ajena…", según sentencia del Tribunal Supremo de 4 de febrero de 1991. Y también “...constituye un modelo de tipicidad de conducta exigible o, mejor aún, un principio general de derecho que impone un comportamiento arreglado a valoraciones éticas, que condiciona y limita por ello el ejercicio de los derechos subjetivos, artículos 7.1 y 1.258 del Código Civil, con lo que el principio se convierte en un criterio de valoración de conductas con el que deben cumplirse las obligaciones, y que se traduce en directivas equivalentes a lealtad, honorabilidad, probidad y confianza...", por sentencia del Tribunal Supremo de 4 de marzo de 1991.

La sanción por transgresión de la buena fe contractual y el abuso de confianza

La transgresión de la buena fe contractual y el abuso de confianza suelen ir juntas cuando se sanciona o se despide a un trabajador por causa de las mismas, porque así viene redactado el artículo 54.1.d del Estatuto de los Trabajadores; se emplea como si se tratara de una cuestión indeterminada, con la que se pueden abarcar prácticamente todos los supuestos poco claros de incumplimientos del trabajador, siendo posible sancionar así cualquier violación grave y culpable de las obligaciones de la relación laboral. Aunque esto no es del todo así, ya que no es lo mismo la transgresión que el abuso:

  • El abuso de confianza se da cuando por parte del trabajador hay “...un mal uso o un uso desviado por parte del trabajador de las facultades que se le confiaron, con lesión o riesgo para los intereses de la empresa”, como señala la sentencia del Tribunal Supremo de 26 de febrero de 1991.

  • La transgresión de la buena fe consiste en una conducta deliberada del trabajador con intención de perjudicar a la empresa, o bien para no cumplir con sus obligaciones laborales, como se indica, entre otras, en la sentencia del Tribunal Supremo de 13 de noviembre de 1987.

En ambos casos, para que la sanción a aplicar pueda ser el despido disciplinario del trabajador, la infracción, sea por transgresión o por abuso, debe ser grave y culpable, en un nivel que suponga una violación trascendente de un deber de buena conducta del trabajador, como indica la sentencia del Tribunal Supremo de 12 de septiembre de 1986. Siendo indiferente a la hora de aplicar la sanción correspondiente que con estas conductas el trabajador haya obtenido un lucro personal, ni tampoco es preciso que con ellas se haya llegado a causar daños a la empresa, ya que basta con el descuido o la negligencia, como señala el Tribunal Supremo en su sentencia de 18 de enero de 1984; pues lo relevante en este tipo de conductas es la ruptura y quebranto de forma grave la relación de confianza por la que de debe regir la relación laboral.

Las opciones del trabajador cuando la empresa vulnera la buena fe

En este caso, cuando es la empresa quien vulnera la buena fe contractual, principio con el que también está obligada a cumplir, si el incumplimiento es grave y culpable, tal cual se exige para poder sancionar a un trabajador; éste puede reclamar la extinción por voluntad del trabajador de su relación laboral, por la vía del artículo 50.1.c del Estatuto, al indicarse en el mismo “Cualquier otro incumplimiento grave de sus obligaciones por parte del empresario...”.


Acceda a todo Ayuda Laboral Plus

Pulsa aquí para ver modalidades de suscripción

Ayuda Laboral, ayudalaboral.net, a su servicio en la Red desde 1998 - Aviso Legal - Politica de Privacidad -  Google+